LA TEOLOGÍA TELEAMIGA CONTRA EL PAPA FRANCISCO

El 26 de diciembre de 2016 llamábamos la atención sobre la pugnacidad de los “teleamigos” (especialmente Galat-Arango) contra el Papa Francisco. Con ocasión de la venida a Colombia del Pontífice, queremos recordar y ampliar lo escrito el año pasado.

Papa Francisco. Foto: Casa Rosada (Argentina Presidency of the Nation)El Papa Francisco y con él las autoridades teológicas en las que se apoya no son de buen recibo en todos los sectores católicos. Hay belicosos contradictores que lo consideran a él y a sus teólogos de confianza una pandilla de herejes, e invitan a revisar de continuo el llamado “Denzinger-Bergoglio”, donde se van reuniendo las nuevas “herejías pontificias”, imitando al clásico “Denzinger” del siglo XIX en relación con las dogmáticas declaraciones del Magisterio de la Iglesia.

El “Denzinger” de ahora es fruto de investigadores anónimos, interesados, como los “teleamigos” de Colombia, por denunciar al nuevo heresiarca, junto con sus teólogos, como embajadores del Anticristo, que, según ellos, ya comienza su accionar restaurando el Templo de Jerusalén, con designación del Sumo Sacerdote.

Los “teleamigos”, saboreando buen café colombiano (lo que debería serenarlos), ensayan una nueva “teología” agresiva que parece un popurrí de lefebvrismo, luteranismo furibundo, con retazos de Testigos de Jehová y convicciones de Mormones y de otras inspiraciones. Lástima que no fueran tan buenos teólogos como el gran Maestro y Doctor en teología Martín Lutero, quien propuso una gran Reforma necesaria, pero que resultó falsa al haber decapitado la función jerárquica de la Iglesia, como afirmaba el teólogo dominico Yves Congar… Les falta a los “teleamigos” que redacten sus tesis al estilo de las 95 tesis de Lutero de 1517 y las claven en la puerta principal de la Universidad La Gran Colombia…

Podríamos ayudarles a los “teleamigos” a elaborar sus tesis para la gran puerta universitaria recordándoles algunas de sus afirmaciones peregrinas reiteradas en muchos cafés con Galat:

1. La amenaza inmediata del Infierno, cuyo fuego está en el centro de la tierra, pues se escuchan los gemidos de los condenados a través de la tubería de perforación petrolera de los rusos. 2. Creen ciegamente en “revelaciones privadas” que anuncian la proximidad de los “últimos días”. 3. Aunque el Mensaje de Cristo no ha llegado sino a unos dos mil millones de seres humanos de los siete mil millones, los pecados de los cristianos son suficientes para desatar la implacable justicia divina contra la Humanidad total. 4. Dios Padre reclama, pues ha sido olvidado en ventaja de Dios Hijo y del Espíritu Santo, y una “vidente” colombiana ha divulgado en Teleamiga con qué imagen quiere Dios Padre ser representado. 5. La masonería, los illuminati del “nuevo orden mundial” (representados en los billetes de un dólar) y sus teólogos “modernistas” se han infiltrado en el Colegio cardenalicio, que conduce a la Iglesia a la división y al cisma.

Y continúan las certezas de los “teleamigos”: 6. La microsuma de todos los errores es especialmente la Exhortación Apostólica “Amoris laetitia”, en la que influyeron directamente dos inteligencias perversas: el Cardenal Kasper, diseñador, y Christoph Schönborn, divulgador. 7. Los teólogos condenados al fuego eterno (y al parecer no leídos), cuyos rostros van y vienen en la pantalla “teleamiga”, son especialmente jesuitas (Rahner, De Lubac…, y Llano) y dominicos (Congar, Schillebeeckx, Gustavo Gutiérrez, Christoph Schönborn…). 8. Los “teleamigos” han estado tentados a denunciar los errores del Concilio Vaticano II… y no falta alguno que afirma que en el tercer secreto de Fátima la Virgen condena tanto al Vaticano II como a la Teología de la Liberación, que han atraído la ira Divina… 9. Antes del fin, el último Papa legítimo es Benedicto XVI, obligado a renunciar por la mafia cardenalicia. Francisco sería apenas un antipapa... 10. Dios no soporta más la maldad de la humanidad cristiana, especialmente católica, y está preparando un cuerpo celeste que chocará contra el planeta tierra y… “adiós chicha, calabazo y miel”, con regocijo de los “teleamigos”…

Y continúan los degustadores de café galatiano: 11. Los “teleamigos” resultan el pequeño “resto” de los profetas, una Iglesia “remanente”, llamada a resistir al Anticristo y a sus adláteres papistas (que sufren de “papolatría”). 12. Los “teleamigos” deben convertirse en “guerreros de Dios”, que deben luchar cuerpo a cuerpo al estilo de los guerreros de filmes como “300”, “Gladiador” y “Corazón Valiente”, combinando escenas de gran crueldad… 13. Para oponerse a la economía del Anticristo, en cuyo mercado solo pueden comprar y vender los que llevan el chip 666, los “remanentes” deben huir de la ciudades y organizar micro-economías de subsistencia, utilizando el modelo de la Granja Integral autosuficiente, aprendiendo a producir conservas de prolongada vigencia… 14. Hay que recuperar los ritos tridentinos, en latín, de espaldas al pueblo, con utilización del “bonete” y del “manípulo”… 15. Hay que estar pendientes de las “revelaciones marianas privadas”, acompañadas de imágenes que lloran sangre y nos avisan de próximas catástrofes, respaldadas por científicos… 16. Los laicos deben afirmar su autonomía, siguiendo el ejemplo, vgr de Catalina de Siena, quien fue capaz de “oponerse” al Pontífice… 17. No se debe obediencia a una Jerarquía que ha caído en la herejía… Los laicos, especialmente los más viejos (teólogos de última hora), con sus rancios “teologúmenos” propios, deben actuar como censores y resolver cuándo la Jerarquía ha quedado excomulgada.

Parece que la nueva Iglesia Católica cismática la encabezarán los “teleamigos”, armados de “revelaciones privadas”, no necesitados de teología, construida con la sinergia de Razón y Fe, como recomendaba la “Fides et Ratio” del gran Juan Pablo II… A pesar de no necesitar lucidez teológica, los “teleamigos” se consideran tomistas y citan a Tomás de Aquino (a quien llaman “seráfico” y Padre de la Iglesia), descalificando a los tomistas pontificios, quienes estarían tergiversando al Aquinate.

Mientras se cumple el ciclo de catástrofes apocalípticas de los “teleamigos”, la Fraternidad Jordán de Sajonia tendrá que reasumir el espíritu de lucha por la Verdad y el honor del Pontificado, que ejerció tan eficazmente la laica dominica Catalina de Siena, en tiempos del gran Cisma. Catalina no fue, como creen los “teleamigos”, una crítica y opositora implacable del Papa, sino su cercana colaboradora.



Frater Alberto, Priorato Jordaniano
Frater Róbinson, Secretario
Fraternidad Laical Jordán de Sajonia·martes, 22 de agosto de 2017
Artículo original en Facebook