Extraer restos y enterrar vida - 3

Parent Category: Predicación

Las ciencias a dos bandos: entre la reflexión regional y la estatal urbana.

Hay varias posturas a tomar frente a esa realidad, dependerá mucho del lugar desde donde se vea la cuestión, a sabiendas que lo ideal sería optar por lo justo conviene presentar las otras posibles visiones, las de los polos opuestos, es decir la de “los llaneros” y la de “los empresarios”, cada uno de ellos busca sus argumentos para defenderse. Aunque valga decir que la balanza no guarda equilibrio. Los argumentos de los habitantes de la región tienen su cimiento en su experiencia, en su historia, en su unión con la tierra en la que han crecido y a la cual ven lastimada, no tienen argumentos científicos para corroborar sus afirmaciones, son sus lecturas de los cambios en las aguas, en los pastos, en los animales y en sus cuerpos los que robustecen sus presupuestos, el campo les ha afinado sus sentidos. 

En el otro polo, el de los empresarios petroleros, los argumentos buscan ser bien fundados, ellos están sostenidos en sólidos asesores profesionales, entre los que es posible encontrar prestigiosas firmas de abogados, grandes empresarios, directivos de instituciones ambientales y estatales, colectivos políticos, es decir, el personal que sea necesario, en principio para persuadir los habitantes de las regiones en no ofrecer resistencia, después de eso, las situaciones irán marcando el devenir de sus acciones y de lo que requieran.

La respuesta de los empresarios a los campesinos es: ¡Esos miedos que ustedes tienen son imaginarios colectivos!.

En búsqueda de una conversión creyente: Del pesimismo de la realidad al entusiasmo por el hombre y el medio ambiente nacido del Evangelio.

La afirmación inicial del ensayo estaba escrita en estos términos “En el momento indicado cada individuo se percibe parte del sistema”, la cual fue ampliada luego con el fin de mostrar en qué términos se entendía esa tesis, luego de modo somero, se hizo una presentación de la región del Piedemonte Llanero y la situación a la que se están viendo abocados con la presencia de entes estatales interesados en la explotación de los recursos energéticos, no renovables, obviando las consecuencias negativas ambientales y sociales a las que podrían verse expuestos, y si las contemplan están incluidas como efectos colaterales.4 Esa tesis inicial no quiere decir otra cosa, tomando la voz de los afectados, sino que "nosotros los campesinos, habitantes de provincia, por más que luchemos y manifestemos nuestros derechos, el sistema, con sus leyes e intereses, terminará imponiéndose”; de modo que al final aparece el verdadero significado de esa tesis, con la que inició el teólogo, tremendamente pesimista, pero en realidad es lo que perciben los habitantes de la región.

Ahora, si a pesar de eso la sociedad civil, urbana y rural, en su mayoría, ha manifestado su negativa frente a esa intromisión, la pregunta subsecuente es¿cuál sería una posible reflexión creyente frente a esta problemática? ¿cuál es el aporte de la Iglesia y de la teología?. Las dos ideas que se imponen, son más o menos estas: unos hacen una valoración de la tierra, olvidando lo que hay bajo ella, y los otros, los externos, se fijan en lo que hay oculto en ella, olvidando la vida que se desenvuelve sobre ella.

Hay una figura bíblica que puede iluminar la distinción inmediatamente anterior, son las parábolas del tesoro y de la perla, la del tesoro está expuesta así:

“El reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo, y por la alegría que le da, va vende todo lo que tiene y compra el campo aquel” (Mateo 13, 44).

Haciendo una lectura de ese texto desde la pregunta que nos ocupa, la cuestión radica en dónde se ubica el valor supremo, si en la dignidad de la persona y de la naturaleza, o si más bien ella está circunscrita en el dinero y la riqueza, pues según donde se ubique habrá algo que deba venderse a fin de adquirir “el tesoro” y, según se deja ver la realidad, ya cada una de las partes ubicó su valor supremo. ¿No es esto una actualización contemporánea del robo de la viña de Nabot y su asesinato?. 

Notas de pie de página.
[4] Para comprender la idea de “efectos colaterales” es bastante iluminador leer el artículo de opinión escrito por Fernando Suazo el 29 de Septiembre de 
2009. Recuperado de rebelion.org