fr. Gustavo GUTIÉRREZ, O.P., en la Asamblea General de Cáritas

Parent Category: Noticias

Por la puerta grande del Vaticano, fr. Gustavo GUTIÉRREZ, uno de los padres de la Teología de la Liberación, participó junto al cardenal Maradiaga en la rueda de prensa con motivo de la Asamblea General de Cáritas Internationalis

Presentará una ponencia bajo el título “Iglesia pobre para los pobres”. El teólogo peruano, quien aseguró que “nunca hubo una condena” contra esta corriente teológica, mostró su alegría por la beatificación de Óscar Romero. “Los mártires latinoamericanos fueron asesinados por Dios, por la Iglesia y por el pueblo”, aseguró.

“No ha habido nunca una condena a la teología de la Liberación. Nunca. Si se ha dicho esto no es verdad. Sí hubo un diálogo con la congregación (de la Doctrina de la Fe). Un diálogo muy crítico, eso es verdad“, explicó Gutiérrez al ser preguntado sobre la actual relación del Vaticano con esta forma teológica. Durante los años 80 fueron varios los documentos de la Congregación de la Doctrina de la Fe, cuando era prefecto Joseph Ratzinger, en la que se la criticaba duramente.

En un documento de agosto de 1984, Ratzinger advertía “de las desviaciones y los riesgos de desviación, ruinosos para la fe y para la vida cristiana, que implican ciertas formas de teología de la liberación que recurren, de modo insuficientemente crítico, a conceptos tomados de diversas corrientes del pensamiento marxista”.

Aunque no desautorizaba “a todos aquellos que quieren responder generosamente y con auténtico espíritu evangélico a la opción preferencial por los pobres“, añadía el documento.

Gutiérrez aseguró hoy que, aunque en las reuniones de las Conferencias Latinoamericanas como las de Medellín, Puebla y Aparecida ya se afirmó el principio de que la Iglesia debe tener una “predilección por los pobres, ahora es más claro con el testimonio del papa Francisco“.

El teólogo peruano admitió la mejoría en “las relaciones personales y la comprensión de lo que es la teología de la liberación y en su crítica” y dijo que “en ello se ha dado un paso muy importante”.

Gutiérrez también explicó que aunque él se siente un teólogo y defiende la teología, “ésta es un acto segundo, que no secundario, porque lo primero es ser cristiano“.

“Finalmente la cuestión no es la teología sino la importancia de que la Iglesia vuelva a ocuparse de los pobres, pero esto ya lo encontramos en las enseñanzas del Evangelio”, agregó.

A la pregunta sobre si pensaba que en el Vaticano se ha “rehabilitado” la teología de la Liberación, el teólogo peruano reafirmó que no se puede “rehabilitar algo que nunca se inhabilitó”, pero aseguró que “está viviendo un nuevo momento” y que lo más importante es que se está “rehabilitando el Evangelio”.

Sobre si cambiaría algo de la teología de la Liberación, Gutiérrez explicó que es como “una carta de amor a Dios, a la fe y al pueblo, que se puede escribir durante la vida de diferentes maneras, pero siempre con la misma fidelidad y el mismo amor”.

El cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga aseguró hoy que “América Latina está muy agradecida por la beatificación del arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero”, pues es una guía para seguir ocupándose de los más pobres.

El cardenal hondureño, que es presidente de Cáritas Internacional, hizo estas declaraciones en la rueda de prensa que presentó la Asamblea de este organismo que se celebrará en Roma y en la que se elegirá a su sucesor.

La beatificación de Romero “es una luz en el firmamento de la Iglesia que nos guía para seguir unidos y conservar a los pobres en el centro de nuestros corazones”.

Tras 20 años de la apertura de su causa, la beatificación de Romero, asesinado en 1980 mientras daba misa, será el próximo 23 de mayo, después de que fuera autorizada por el papa Francisco al firmar el decreto sobre su martirio.

Sobre ello también intervino hoy uno de los padres de la Teología de la Liberación, el peruano Gustavo Gutiérrez, quien aseguró que “se puede decir que se ha caído un muro” en la Iglesia católica, ya que se ha cambiado el sentido de lo que era el martirio.

Según Gutiérrez, “los mártires latinoamericanos fueron asesinados por Dios, por la Iglesia y por el pueblo, pero lo de ser asesinado por amor al pueblo no estaba contemplado en la tradición de la Iglesia”.

Entre otras oposiciones, la condición de “mártir” fue la que encontró más objeciones durante este proceso de beatificación del arzobispo salvadoreño y acabó retrasando la causa, que con el inicio del pontificado de Francisco retomó su curso.

Tomado de: www.op.org