VINIMOS A DESPEDIR A LA VIRGEN, QUE SE FUE A SALUDAR AL PAPA’ El LIENZO DE VIRGEN DE CHIQUINQUIRÁ FUE TRASLADADA A BOGOTÁ, DONDE SERÁ VISITADA POR EL PAPA.

Parent Category: Noticias

Chiquinquirá (Boyacá). Ni siquiera había salido el sol y ya decenas de feligreses estaban en las bancas de la primera fila de la basílica, para participar en el acto de despedida del lienzo de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá.

Eran las 3:30 a.m. de este viernes cuando se abrieron las puertas de la Basílica de Chiquinquirá. Nadie se quería perderse ni un detalle del traslado del lienzo, que sería llevado a Bogotá por petición del papa Francisco, quien llegará al país el próximo miércoles.

Aquellos que llegaron a primera hora ese día pudieron apreciar el ritual de descendimiento del lienzo, que no salía de territorio boyacense desde hace 18 años y 49 días.

El proceso fue coordinado por la comunidad de los frailes dominicos, que tienen bajo su custodia el lienzo pintado por el español Alonso de Narváez entre 1558 y 1562 y, según la historia, se renovó por sí mismo el 26 de diciembre de 1586. Ellos organizaron el la ceremonia y el operativo del traslado a Bogotá, que contó con el apoyo de la empresa boyacense Servientrega, responsable del transporte del lienzo, y de la alcaldía municipal, que conmemoraba los 207 años como Villa Republicana de esta localidad.

“Es la madre de todos, no solo de los chiquinquireños, y estamos felices de que ella pueda ir a visitar a muchos hijos que no pueden venir a verla, como ocurrió en este caso con el papa Francisco”, afirmó monseñor Leonardo Gómez Serna, obispo dominico.

Ya cuando amaneció se ofició una eucaristía, y luego el lienzo fue cargado en hombros y se realizó una procesión que recorrió 26 cuadras de este municipio, en medio de una multitud que arribó a las 10 de la mañana al estadio.

“Viajamos con un numeroso grupo a despedir a la Virgen, que va a saludar al Papa. Fue una ceremonia muy bonita y emocionante, y ahora voy a Bogotá a verla más de cerca”, dijo Alberto Bustamante, devoto de la reina espiritual de los colombianos.

En el estadio, el lienzo, de 1,25 metros de alto por 1,39 metros de ancho, fue embalado en una caja de madera y subido a un helicóptero MI-171.

La operación, que fue presenciada por el vicepresidente de la República, Óscar Naranjo, contó con normas técnicas y de seguridad extremas. En estas labores participaron religiosos, autoridades militares y civiles, al igual que organismos de emergencia. Por ejemplo, la caja en la que fue guardado el cuadro cuenta con un sistema especial para evitar que la vibración afecte la antiquísima obra de arte religioso.

El lienzo había salido de la basílica en nueve oportunidades, cuatro veces a Tunja y las restantes a Bogotá, especialmente para evocar su protección en epidemias, como la de viruela o peste negra. La última salida había sido para una peregrinación por la paz, el 12 de julio de 1999.

El alcalde de Chiquinquirá, César Augusto Carrillo Ortegón, dijo: “Es un orgullo para todos los chiquinquireños el que nuestra santa patrona haya viajado a acompañar al santo pontífice”.

La Virgen llegó a las 12:30 p. m. al aeropuerto internacional El Dorado, de Bogotá, en donde fue recibida entre rosas y pañuelos blancos.

El comité de bienvenida, conformado por 20 sacerdotes dominicos y más de 50 personas de Servientrega, trasladó el cuadro por vía terrestre hasta la capilla del Sagrario, en la plaza de Bolívar, en donde permanecerá hasta hoy, cuando nuevamente será traslada a la catedral Primada de Bogotá.

El público podrá visitarla luego de la ceremonia de entronización (exaltación del lienzo), que tendrá lugar este sábado a las 10 de la mañana. La Reina de Colombia, como se la conoce popularmente, estará en la Catedral Primada hasta el 10 de septiembre, custodiada por los frailes dominicos, y todos los días se llevarán a cabo actividades, como eucaristías, recitales y rosarios, desde las 7 de la mañana hasta las 7 de la noche.

El sumo pontífice visitará a la Virgen el jueves, en un acto mariano, en el cual hará oración ante la imagen y consagrará la patria ante ella.

Los chiquinquireños esperan que hacia las 9 de la mañana del domingo 10 de septiembre, el lienzo esté regresando al estadio de este municipio, para lo cual se tiene ya previsto un ritual similar al que se registró este viernes, pero esta vez para devolver el lienzo a su altar mayor, luego de una misa en la plaza de la Libertad.