HISTORIA DEL LIENZO DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE CHIQUINQUIRÁ

Parent Category: Noticias

La Virgen del Rosario de Chiquinquirá es un lienzo pintado por Alonso de Narváez en Tunja entre los años de 1560- 1562. Representa a la Virgen María, en su advocación del Rosario, junto a san Antonio de Padua y san Andrés Apóstol.

 

El lienzo fue mandado a pintar por el encomendero Antonio de Santana y el Dominico fray Andrés Jadraque y fue ubicado en la capilla de los aposentos de Sutamarchán, lugar de misión de los frailes dominicos.

Retirados los frailes de la misión en 1574, la capilla y el lienzo quedaron abandonados y empezaron a deteriorarse; el lienzo se estropeó a causa de la luz y de la lluvia y perdió su color, razón por la cual fue enviado en 1578 a Chiquinquirá, donde fue abandonado.

María Ramos, una piadosa y modesta española, rescató el lienzo, haciéndolo centro de sus largas y fervorosas oraciones. El 26 de diciembre de 1586, una indígena llamada Isabel, pasa frente a la capilla, con su hijo Miguel, de 5 años; el niño vio que el lienzo estaba en el suelo y resplandecía dando la impresión de estarse quemando y dijo a su madre: ¡Mire, mire¡

Asustada la indígena, advirtió a María Ramos, que en ese instante salía de la capilla, lo sucedido. Ambas no salían del asombro al ver que la virgen estaba iluminada y que tanto la pintura como el lienzo parecían renovados.

La noticia se difundió de inmediato y la gente comenzó a acudir ante el renovado lienzo. Los milagros empezaron a suceder. El sitio en el cual se renovó el lienzo es hoy el templo de la Parroquia de la Renovación.

El 9 de julio de 1919, la Virgen del Rosario de Chiquinquirá fue proclamada y coronada como reina de Colombia por Monseñor Eduardo Maldonado Calvo, obispo de Tunja.

El 3 de julio de 1986, en la celebración de los cuatrocientos años de la renovación del lienzo milagroso de Nuestra Señora del Rosario, el Papa San Juan Pablo II visita como peregrino de la Paz, el Santuario y consagra a Colombia a su protección y amparo.