LA DESAPARICIÓN DE UNA INTELIGENCIA SUPERIOR. Dr. Emilio Robledo Uribe, O.P.

Parent Category: Noticias

IN MEMORIAM. Con motivo del Congreso de Fraternidades Laicales de América Latina y el Caribe que se celebra el Convento de Santo Domingo de Bogota del 25 al 28 de septiembre de 2017, traemos a la memoria la semblanza del Dr. Emilio Robledo Uribe, O.P. y su vocación a la  santidad,

que hoy une su nombre a los laicos dominicos de la Orden de Predicadores: Santa Zdislava de Lemberk (1995), los Beatos, Bartolomé Longo (1980), Giorgio Frassati 1990, Andrés Cassinello Barroeta (2017) y muchos más, que brillan como la estrella de Santo Domingo de Guzmán, en el azul cielo de la tarde y su luz brillará por toda la eternidad:

Dr. Emilio Robledo Uribe, O.P.

El profesor Robledo, nacido en Salamina Caldas, el 2 de noviembre de 1907, se doctoró en derecho en la Universidad Nacional, el 25 de agosto de 1934. Tratadista, jurisconsulto, políglota, filósofo, literato y teólogo eminente; reconocido como un verdadero maestro de juventudes en las principales facultades de derecho de prestigiosas universidades del país, en las que formó a unas cinco generaciones. Miembro honorario de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, quien recogió sus obras selectas en cinco tomos que enriquecen, sin duda, la bibliografía de nuestros más preclaros pensadores. El profesor Emilio fue cofundador de la universidad Santo Tomás de Bogotá en 1965, profesor y docente de la misma en la facultad de Derecho,

Terciario dominico de la Hermandad de Santo Tomás, dedicó su vida al servicio social, a la cátedra, a la academia, al ejercicio de la abogacía, y al servicio de Dios y de la Iglesia Católica. De él dijo Carlos Uribe Garzón: Un Defensor Iuris, un Defensor Vitae, un Defensor Pacis y un Defensor Fidei, vale decir, un defensor insomne de los grandes valores del derecho, la vida, la paz y la fe.

A lo anterior habría que agregar que se distinguió por capacidad de análisis crítico, su concepto siempre acertado, sus buenas maneras, y sobre todo el buen ejemplo que proyectó como caballero y como eximio jurista. De todas sus virtudes sobresale el testimonio que ofreció como católico en forma permanente, su vocación pacifista de la cual constituye prueba el libro Mi Guerra por la Paz, su sensibilidad demostrada en su libro de Poemas, su espíritu investigativo demostrado en los libros que ha escrito especialmente de Instrumentos Negociables con el cual estudiaron miles de abogados, su vocación por la Cátedra habiendo sido Profesor Emérito de la Universidad Nacional, y su ética profesional demostrada a lo largo de los años mediante un ejercicio pulcro y honesto de la abogacía.

Escribió varios artículos para la Revista Testimonio, de la misma Hermandad, de los cuales se destacan, uno sobre  Fátima o la paz en el nº 41-42 de abril-mayo de 1952 y otro sobre Libertad de conciencia, de cultos y de enseñanza ante la ley colombiana en el nº 57 de 1954. El libro ¿Quién es quién en Colombia? subraya que actuó como abogado en procesos tan sonados como la liquidación de la Handel y en la comisión paritaria encargada de señalar los derroteros para el reajuste institucional que dio paso al Frente Nacional.

Murió a los 104 años de edad, el miércoles 17 de agosto de 2011. El periodista Daniel Samper Pizano resumió en veintiuna palabras el triste suceso: Con la muerte del profesor Emilio Robledo Uribe desaparece una figura mítica del Derecho en Colombia, un patriarca sabio y centenario.