Dominican Monastery Of St. Catherine. Santorini Greece

Las Monjas contemplativas Dominicas surgen por iniciativa de Santo Domingo de Guzmán, fruto de su corazón orante en el 1206, como raíz y comienzo del árbol de la Familia Dominicana, y de donde todo el tronco pueda beber. Asociadas a los Frailes Predicadores, para que con la ayuda de su oración la Palabra de Dios fuera anunciada a todos los hombres. Es así como Domingo asienta su Orden sobre el pilar de la contemplación.

Este Monasterio Dominicano de "Santa Catalina", en Santorini, fue fundado en 1596 por una joven griega de la isla, apoyada por el obispo, Antonio de Márchis, de la Orden de Predicadores, que en aquel tiempo contaba en Grecia con varias comunidades de frailes. Más tarde en 1600 fue asociado a los Frailes Predicadores, para que con la ayuda de su oración la Orden se fortaleciera y expandiera.

En esta isla de Santorini, situada entre oriente y occidente y visitada por personas de todo el mundo, el Monasterio quiere ser un testimonio de consagración total a Dios; un lugar de encuentro con Cristo, de fraternidad y de paz.

Actualmente, la comunidad está formada por 17 hermanas; una griega y de otras nacionalidades, signo de la reconciliación universal en Cristo.

De día y de noche, las monjas alabamos a Dios en nombre de toda la humanidad y de toda la creación. Llevamos en el corazón la adoración, la alabanza, la acción de gracias, el dolor y las esperanzas de todos los hombres, para ofrecerlo a Dios. Porque la Monja dominica es una mujer que, en el amor, ha hecho de Dios su centro, asumiendo como propios los sufrimientos y alegrías del hombre de hoy, perpetuando en la historia el clamor constante de Domingo: ¡Dios mío! ¡Qué será de los pecadores!

El monasterio, después de tantos siglos de historia, continúa teniendo una profunda misión eclesial y ecuménica. En una isla turística por excelencia y con un movimiento universal, es un lugar de encuentro con Dios, un lugar de hermandad y de paz para todos los “hombres de buena voluntad”, un recuerdo perenne de la existencia de Dios y la alegría del Reino, ¡un testimonio viviente del Resucitado!

La misión de los Frailes, de las Hermanas y de los Seglares de la Orden de Predicadores es evangelizar por todo el mundo el nombre de nuestro Señor Jesucristo. La de las Monjas consiste en buscarle en el silencio, pensar en Él e invocarlo, de tal manera que la Palabra que sale de la boca de Dios, no vuelva a Él vacía(Constitución Fundamental de las Monjas & II)).

Las monjas con nuestra vida e inmolación, con un carisma altamente ecuménico en esta tierra de mayoría Ortodoxa “muestran a Cristo que ora en el monte” (LG 46) y prolongan su oración salvadora: “Padre, que todos sean uno, para que el mundo crea...” ( Jn. 17, 20).

En la necesidad de asistencia espiritual en esta tierra Ortodoxa, y de minoría Católica, y asistidas por la Curia Generalicia de los Frailes Predicadores, de quienes el Monasterio es dependiente, fue que conocimos y entramos en contacto con la Provincia de San Luis Bertrán de Colombia.

En el año 2015 tuvimos nuestro primer contacto con la Provincia, cuando recibimos la alegre noticia de la capellanía de fr. Carlos Mario ALZATE MONTES, O.P. Excelente capellán y eximio profesor, un verdadero hermano que permaneció con nosotras dos años, alimentando con sus profundos conocimientos nuestra formación permanente.

Durante esta experiencia de Capellanía Dominicana tuvimos la oportunidad de recibir la visita del Prior Provincial fr. Said LEÓN AMAYA, O.P.  acompañado por fr. Orlando RUEDA ACEVEDO, O.P, Socio del Maestro de la Orden para la Vida Apostólica, e hijo de esta Provincia. Visita fraterna impregnada del espíritu de Familia Dominicana. Visita llena de alegría y fraternidad, donde no faltaron la música y los hermosos cantos de fr. Orlando. Percibimos en ellos un gran amor a nuestro Padre Santo Domingo. ¡Parecía que nuestro Padre iba a entrar de un momento a otro por la puerta a saludarnos... ¡Fue una visita inolvidable!! ¡Y contamos con que se repita...!

Fr. Fabián RICO, O.P. como sustituto de fr. Carlos Mario en sus vacaciones, fue una presencia llena de juventud y gran amor a la Sagrada Escritura, compartiéndonos sus comentarios del Evangelio de San Marcos. ¡Qué de cosas descubrimos!

Y como broche de oro, fr. José Bernardo VALLEJO MOLINA, O.P., entusiasta, alegre, con homilías bien preparadas, tan expresivas como otro Montesinos o las Casas, quien tenía en vilo a los fieles que venían a nuestra Liturgia, aunque no comprendieran el idioma que les hablaba, esto no impedía la atención y el no querer perderse detalle. Nos impartió un cursillo de "Economía, Administración y Misión":  La importancia de la transparencia y el rendir cuentas según la vida dominicana. ¡Aprovechamos al máximo sus conocimientos! !!Gracias Fray José Bernardo y gracias a su comunidad que, aunque era su Prior recién elegido nos lo cedió este tiempo!!

Agradecemos a la Provincia de San Luis Bertrán de Colombia, su ayuda en la capellanía a nuestro Monasterio de Santorini, y les pedimos que continúen siendo tan buenos hijos de Santo Domingo y amantes de las monjas. Y por qué no,  !seguimos contando con su ayuda...! y vosotros contad con nuestra oración de intercesión por la eficacia de la Misión.


Testimonios de algunas Monjas: ¡El Señor es grande, lo que quiere lo hace” (Sal 135, 5-6).

Y Él ha querido regalar a nuestro Monasterio de Santa Catalina en Santorini el feliz paso de los hermanos Dominicos de la Provincia de San Luis Bertrán de Colombia.

Ha sido un encuentro fraterno con la presencia de nuestro Padre Santo Domingo en sus hijos, los frailes predicadores de Colombia. Hemos experimentado fuertemente la luz de la Verdad, que brilla en nuestro escudo y en la vida de los frailes predicadores como “heraldos de la fe”, el fuego de la antorcha que como cachorros del Señor deben llevar por todo el mundo, el entusiasmo y la alegría que brillaba en el rostro de nuestro Fundador.

¡Qué bella es la misión de la Orden de Predicadores: anunciar por todo el mundo el Nombre de nuestro Señor Jesucristo! Y más bello aún el poder vivir esta misión y proclamarla en familia, con diversidad de colores, como una vidriera que deja pasar la luz en una policromía maravillosa: Colombia y Grecia, frailes y monjas, predicación y contemplación, blanco y negro… todo en una gozosa y rica fraternidad, que hemos estado redescubriendo y reestrenando desde nuestro carisma de vida contemplativa.

Fue un equipo variado e insigne el que nos visitó, representaba muy bien a los hermanos y hermanas de Colombia. Porque también sus cuatro Monasterios de Monjas Dominicas han estado, de alguna manera, presentes entre nosotras.

Fr. Carlos Mario, fr. Fabián, fr. José Bernardo, para remate fr. Orlando con el Prior Provincial, fr. Said León, todos muy distintos y únicos, con el sello de la Verdad y la alegría e implicándonos en la oración por toda la Orden y por la Provincia de San Luis Bertrán. Su presencia estuvo acompañada siempre de la gozosa alabanza y de la bendición de la comunión.

Encuentro maravilloso, don de la Providencia Divina para realizar su plan de salvación a través de la familia de Santo Domingo. Fortaleció nuestra fe, encendió nuestra caridad ecuménica, impulsó fuertemente nuestra esperanza. Y hemos empezado a soñar…

Soñamos que esta vinculación con la Provincia de San Luis Bertrán, tan llena de jóvenes y de vida, podría prolongar su ardor misionero ecuménico hasta Grecia. Soñamos que la Orden en Grecia se complete con la presencia de los frailes dominicos. Las dos casas en Atenas y en Mégara (cerca de Corinto), abiertas por la Provincia de Santo Tomás en Italia y ahora vacías por falta de vocaciones, se pueblen de nuevo con hábitos blancos y la antorcha de la Palabra corra por este mundo cristiano dividido y nos reconcilie a todos en Cristo.

Los sueños son un distintivo dominicano: nuestra misión de evangelizar el mundo comenzó con un sueño desde el seno de la Bta. Juana, nuestra abuela. Nosotras soñamos que nuestros frailes de Colombia o de donde Dios quiera, lleguen a ser misioneros en tierras griegas. ¿Es mucho soñar?

Sor María de la Iglesia: "Gracias a la Provincia de Colombia que nos ha abierto sus puertas como verdaderos hermanos. Ellos, como hijos de Domingo, dejaron su Patria por el tiempo establecido y se instalaron junto a sus hermanas de Santorini con el esfuerzo de otro idioma desconocido, adaptarse a otras costumbres y sobre todo asistirnos espiritualmente. Lo han hecho con verdadero fervor de predicadores, tanto que el idioma no ha sido impedimento. Los gestos, el cariño, el fervor, el impulso misionero de estos hijos de Domingo suplen con creces y les hacen ser queridos por todos".

Sor Lucía Mª de Fátima: "Esta experiencia de nuestra capellanía con los frailes dominicos de la Provincia de San Luis Bertrán fue y está siendo una experiencia bella. Nada acontece por casualidad, todo es plan de la Divina Providencia. Los frailes que han pasado por nuestro Monasterio están muy preparados, son orantes, sus predicaciones son muy profundas, se nota que es gente que reza.

Hemos conocido a fr. Carlos Mario, primer capellán colombiano, es un hermano cercano, respetuoso con nuestra vida contemplativa. Él como capellán presidía el oficio coral de Laudes y las Vísperas y le gustaba al atardecer, estar en el rosario comunitario. Fr. Bernardo una persona de fe profunda y gran entusiasmo. El Provincial fr. Said, fr. Orlando, polifacético y músico y el más joven, fr. Fabián, experto en San Marcos. Todos ellos hombres de espíritu dominicano al cien y testigos contagiosos de la Palabra de Dios.

Como monja angoleña, presente en esta comunidad en Santorini por tres años para completar la formación, doy gracias a Dios por haber podido conocer a estos hermanos y frailes dominicos de Colombia y haber experimentado, de cerca, su amor a sus hermanas, las monjas contemplativas en Grecia".

Sor Natividad de Mª: "Gracias hermanos, vuestra presencia en nuestro Monasterio trae a mi memoria la carta del B. Jordán a la Beata Diana de Andaló: "Lo que tú cumples en tu quietud yo lo cumplo caminando de lugar en lugar: todo esto lo hacemos por su amor. Él es nuestro único fin". Gracias nuevamente por cumplir el deseo de Nuestro Padre, expresado y encomendado a nuestros primeros frailes: "La solicitud fraterna a las monjas".

Unidos en la misma misión de la Predicación, nosotras desde el silencio apoyando la vuestra "de lugar en lugar". (B.J.)

Sor Mª Isabel de la Trinidad: "Hemos podido comprobar la intuición de nuestro Padre Santo Domingo que quiso que su Orden fuera una Familia, donde los hermanos, frailes y Monjas, se sostienen cada uno dando al otro de sus bienes espirituales e intelectuales. Siempre que los frailes se acercan a sus hermanas, se renuevan en sus fuerzas espirituales, y sus hermanas, nos elevamos a mayores ideales espirituales y profundizamos más en el Misterio de Dios.

Doy gracias a Dios por vincular de manera especial a nuestro Monasterio y nuestra futura Federación a la Provincia de San Luis Bertrán de Colombia".

Sor Mª Flor: "En nuestra comunidad siempre le hemos tenido un especial cariño a este santo y hermano nuestro, San Luis Bertrán; por eso al enterarme de la carta del Maestro de la Orden a todas las Provincias solicitando candidatos para nuestra capellanía y que la de San Luis Bertrán de Colombia contestó tan positivamente en la persona de fr. Carlos Mario ALZATE MONTES, O.P.  me vino a la memoria lo de la vocación de Isaías cuando Dios pregunta: "¿A quién enviaré y quién irá de nuestra parte?" pareciéndome que San Luis, fiel al amor que le profesamos, respondiera en la persona de uno de sus frailes: "Heme aquí, envíame" (Is 6, 8-7).

Así me explico la empatía existente entre nuestra comunidad y los frailes de esta Provincia. En efecto, ya hemos conocido a varios frailes y es como si ya nos hubiésemos conocido de siempre. ¡Se palpa la fraternidad y unidad de la Orden!"

Gracias “Provincia de San Luis Bertrán”

 !Para Gloria de Dios, María y Domingo!

Sor Amparo de Mª Reina

 


"Predicar siempre, en todas partes y en todos los sentidos"

Santo Domingo de Guzmán

En el sitio web oficial de los dominicos colombianos, queremos llevar a cabo la misión de Domingo: el deseo de proclamar valientemente a Dios, de construir la vida comunitaria y de buscar la verdad en el mundo.

Hazte Dominico

¿Y si digo sí a este estilo de vida? La Orden de Predicadores, orden apostólica, se dedica a conocer, contemplar el mensaje revelado para luego trasmitirlo a los demás.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  • (+57) 2878540

  • Carrera 6A N0 51A-78 Bogotá D.C