Tierra (1/5)

|  marzo 01 DE 2020 • Fray Cristian Mauricio López Marulanda, O.P.  |

¿De qué estamos hechos?

“El Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo” (Gn 2,7). El miércoles de ceniza se inicia la cuaresma con una invitación a reconocer lo que somos; fuimos modelados de arcilla, somos tierra y a la tierra regresaremos. Cuando hablamos de la tierra, lo hacemos muchas veces hablando de algo que nos es ajeno, algo que no somos nosotros. Sin embargo, este texto del Génesis como muchos otros, nos recuerdan algo esencial; que no estamos tan separados de la tierra como en ocasiones queremos creer.

Iniciamos la cuaresma que es para todos, un espacio para mirar la propia vida, nuestro camino de conversión. El primer domingo el texto evangélico es el de las tentaciones de Jesús. Caer en la tentación es olvidarnos de lo que somos, es querer ser algo que realmente no somos, olvidar que estamos hechos de tierra. La gran primera tentación fue esa: serán como dioses dijo la serpiente a Eva, es decir, era una invitación a olvidar de qué estábamos hechos.

Jesús al enfrentarse a las tentaciones nos recuerda eso, que somos frágiles, que somos tierra en la que puede crecer el trigo o la cizaña; pero que también somos capaces de decidir que queremos albergar en nosotros. Y solamente en la medida en que recordemos para qué estamos hechos, podremos dar mejores frutos.

Tenemos que comprendernos como tierra. Solo en la medida en que comprendamos esto, podremos cuidarla de una mejor manera. La preocupación por el medio ambiente debe partir por la conciencia de que no solamente estamos destruyendo el planeta, sino que, al hacerlo, además nos estamos destruyendo a nosotros mismos. La pregunta no ha de ser qué planeta le estamos dejando a futuras generaciones, sino que humanidad estamos dejando: si una en la que nos creemos algo completamente diferente de lo que nos rodea o, una en la que sabemos que, hacemos parte de ese gran todo que es la tierra.


Te pueden interesar otros contenidos sobre este tema:

"Predicar siempre, en todas partes y en todos los sentidos"

Santo Domingo de Guzmán

En el sitio web oficial de los dominicos colombianos, queremos llevar a cabo la misión de Domingo: el deseo de proclamar valientemente a Dios, de construir la vida comunitaria y de buscar la verdad en el mundo.

Hazte Dominico

¿Y si digo sí a este estilo de vida? La Orden de Predicadores, orden apostólica, se dedica a conocer, contemplar el mensaje revelado para luego trasmitirlo a los demás.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  • (+57) 2878540

  • Carrera 6A N0 51A-78 Bogotá D.C