La botella de agua en el desierto…

marzo 10 de 2019  | Por: Fray Cristian Mauricio Lopez, O.P.

Por estos días recordé una historia que me hizo pensar bastante en la lectura del evangelio de hoy. Era un personaje que por cosas de la vida se vio caminando por el desierto, solo y desamparado. Durante dos días buscó un lugar habitable que le brindara abrigo, sin embargo, no lo encontró. Solamente después de caminar mucho y agotar lo que tenía para sobrevivir, llega a un viejo aljibe. Con la poca fuerza que le resta intenta sacar agua, pero no encuentra nada. Parece que está seco. Cansado se sienta y encuentra una botella que tiene una nota: “Necesita primero cebar la bomba con toda el agua que contiene esta botella. Una vez cebada, podrá sacar agua fresca del aljibe. Cuando acabe, tenga la gentileza de llenar la botella nuevamente antes de marchar para que otro desafortunado pueda usarla también”. Por supuesto que el dilema, en una situación extrema, no es tan fácil de solucionar. Muy seguramente no tiene nada que le brinde alguna certeza sobre lo que pueda encontrar. Si lo sugerido en la nota, no funciona, habrá desperdiciado un poco de agua. Pero si es capaz de bombear agua, muy seguramente encontrará la forma de salvar la vida.

Encuentro algo parecido en lo propuesto por el evangelio. Nos hemos acostumbrado a hablar de tentaciones como algo necesariamente malo. Sin embargo, el pan, el poder, la gloria y el cuidado de Dios; no son cosas malas. De hecho, siempre estamos necesitados del alimento, del reconocimiento y de la protección de Dios. La definición más común y simple de tentación es: “impulso de hacer o tomar algo atrayente pero que puede resultar inconveniente”. Y en la Biblia, también aparece más como poner a prueba, examinar, testar (experimentar con el objetivo de aprender).

La realidad de la tentación siempre estará presente. Siempre podremos tomar las cosas a partir de nuestros impulsos, sin reconocer que otras opciones podrían brindar más bondad. Podríamos tomarnos el agua de la botella, o utilizarla para bombear agua del pozo. Continuamente el poder, el tener más, el estar por encima de otros; se nos presentan como tentaciones. El dinero fácil sin esfuerzo, el servirme de los bienes públicos para enriquecerme, el obtener grandes ganancias sin ningún esfuerzo, siempre estarán presentes. Y quizás en muchas de estas cosas no haya maldad, pero tal vez no es el camino que más nos conviene.

Jesús se preocupara por el pan para todos. De hecho nos enseñó a pedirlo en oración. Jesús nos mostrará que el verdadero poder se manifiesta en el servicio, que es más grande quien sirve a los más pequeños. Jesús es el rostro de ese Dios compasivo que quiere el bien y la felicidad de todos. Pero no asumió el camino fácil, no se dejó tentar por la inmediatez de arreglarlo todo en un abrir y cerrar de ojos. El evangelio es muestra de ese camino largo que asume Jesús, es muestra de paciencia y de trabajo continuo, es muestra de compromiso con el bien y la justicia que deseamos para todos. Para algunos comentadores del evangelio, el verdadero triunfo sobre las tentaciones, es la cruz. Es decir, Jesús no vence las tentaciones solamente en este episodio del evangelio. No, lo hace en su manera de vivir y en las opciones que continuamente realiza. Lo hace hasta la cruz.

En este tiempo de cuaresma, en la dinámica de la conversión, asumamos ésta como el camino que tenemos que hacer. En el que nos encontraremos con dificultades y con la tentación de lo fácil, pero camino, en el que también podemos asumir las actitudes de Jesús, que nos permitan mirar más lejos.


¡También puedes leer!

Nadie que cree en Él quedará defraudado

Por: Leonor Mariño de Gutiérrez - Clara Inés Morales Patiño . Fraternidad de Santa Catalina de Siena - Convento de Santo Domingo - Bogotá

"Predicar siempre, en todas partes y en todos los sentidos"

Santo Domingo de Guzmán

En el sitio web oficial de los dominicos colombianos, queremos llevar a cabo la misión de Domingo: el deseo de proclamar valientemente a Dios, de construir la vida comunitaria y de buscar la verdad en el mundo.

Hazte Dominico

¿Y si digo sí a este estilo de vida? La Orden de Predicadores, orden apostólica, se dedica a conocer, contemplar el mensaje revelado para luego trasmitirlo a los demás.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  • (+57) 2878540

  • Carrera 6A N0 51A-78 Bogotá D.C