Ampáranos Madre Nuestra

|  marzo 24 DE 2020 • Fr. Diego Fernando Sánchez Barreto, O.P.   |

Ante la llegada del Coronavirus (Covid-19) a nuestro país y las disposiciones gubernamentales para su contención, los frailes del Convento Dominicano de Nuestra Señora del Rosario en Chiquinquirá intensifican sus jornadas de oración pidiendo el auxilio de la Reina y Patrona de los colombianos, la Virgen de Chiquinquirá.

La comunidad dominicana de Chiquinquirá ha intensificado sus jornadas de oración pidiendo asiduamente por toda la humanidad, por los enfermos, especialmente los infectados por el Covid-19, por los países más afectados, por el sistema de salud, por el personal médico para que estos puedan responder de la mejor manera y no desfallezcan en su labor.

Los religiosos celebran a puerta cerrada en el Santuario Mariano Nacional. Día tras día, la comunidad se congrega en torno al sacramento de la Eucaristía conventual, orando por las intenciones particulares de las misas, pero también, por la situación que se vive ante la llegada de esta pandemia.

Para hacer partícipes de esta celebración a los fieles que asistenten cotidianamente al santuario Mariano Nacional de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y a sus peregrinos se está trasmitiendo todos los días, en conjunto con las Emisoras Reina, el santo Rosario y tres Eucarístias; esto se hace por los respectivos diales y por Facebook live.

Los horarios de transmisión son: 4:30 am, Rosario desde la capilla conventual dirigido por Monseñor Leonardo Gómez Serna; 5:00 am, Eucaristía desde la capilla conventual; 12 m, Eucaristía desde la Basílica y a las 6:30 pm, Eucaristía desde la capilla conventual.

Además de esto, desde el día de ayer 24 de marzo  la comunidad entera inicio el rezo del Santo Rosario en la capilla conventual, teniendo como intención fundamental la acción directa de Dios y la Virgen Madre Nuestra para frenar la pandemia.

A estas jornadas de oración también los fieles se suman pidiendo a María Santísima por la situación vivida en la actualidad. Es de resaltar que en el frontis de la Basílica reposa un cuadro de la Virgen donde muchas personas, contemplando el rostro de María, piden a ella su maternal ayuda.

Al final de cada Eucaristía se pide la acción maternal con la oración dispuesta por el Santuario para que todos nos unamos en cadena y se pida a Nuestra Madre su Amparo, con la expresión “Ampáranos Madre Nuestra”.

Con esta oración se clamamos y pedimos la intercesión de Nuestra Madre para que erradique este virus, tal y como lo hizo el pueblo colombiano anteriormente. En el libro de la historia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá escrito por fray Luís Francisco Sastoque, O.P., en el apartado de las nueve salidas del sagrado lienzo, se menciona en su segunda (1633) salida fue con “motivo de acudir a la maternal intercesión de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá para alcanzar de Dios Altísimo la sanación de los enfermos de  –la peste grande- en el Nuevo Reino”,  (P. 57). De la misma manera, este libro hace mención en la  cuarta salida en mayo de 1841, en donde “la razón de esta nueva salida del lienzo de la Virgen de Chiquinquirá fue invocar la maternal intercesión de la Madre Divina para que recurriera en ayuda de los capitalinos y habitantes de la comarca, que se encontraban nuevamente invadidos por la terrible epidemia de la viruela” (P. 62). Así hoy con más fuerza se pide a nuestra Reina y Patrona de Colombia, salga una vez más a remediar de manera generosa y combatir esta desconocida epidemia del coronavirus “Ampáranos madre Nuestra”

Finalmente, desde anoche se ha proyectado en la torre Colpatria en Bogotá la misma imagen que se utilizó en la fiesta del Centenario el año anterior, esta vez con una inscripción pidiendo el auxilio de María Santísima, ella que acompaña al pueblo colombiano y no lo deja solo, por eso se pide “Ampáranos Madre Nuestra”


Te pueden interesar otros contenidos sobre este tema:

"Predicar siempre, en todas partes y en todos los sentidos"

Santo Domingo de Guzmán

En el sitio web oficial de los dominicos colombianos, queremos llevar a cabo la misión de Domingo: el deseo de proclamar valientemente a Dios, de construir la vida comunitaria y de buscar la verdad en el mundo.

Hazte Dominico

¿Y si digo sí a este estilo de vida? La Orden de Predicadores, orden apostólica, se dedica a conocer, contemplar el mensaje revelado para luego trasmitirlo a los demás.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  • (+57) 2878540

  • Carrera 6A N0 51A-78 Bogotá D.C