Martes de San Martín: devoto de humildes y sencillos (7/9)

|  septiembre 15 de 2020  | Por: Fray Anderson Aguirre Sánchez, O.P., del convento de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, Boyacá. | 

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa. Él entró y se puso a la mesa.

Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo: «Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades. ¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo.»

Palabra del Señor

La escena bíblica de este día es muy interesante: sucede en una casa. Primera acción: es decir, estamos en un ámbito familiar, o privado. Y esta escena la promueve un fariseo: recordemos que existe distancia y no hay facilidad de relación entre los fariseos y las autoridades judías con Jesús; no porque Jesús les tuviera resistencia sino porque a ellos les costaba aceptar el proyecto de Dios que Jesús estaba proclamando.

Entonces este fariseo invita a Jesús a su casa y le ofrece una cena, podríamos decir: ¡qué bueno!! Se armonizaron las relaciones, ya las cosas como que se va acabando la tensión y empieza la fraternidad. Pero ¿Qué sucede al interior de la casa? El fariseo no duda ni un segundo en cuestionar y criticar a Jesús, que es su invitado. Esta haciendo mal este fariseo en no ser un buen huésped, sino simplemente se limita de la exterioridad para juzgar a Jesús y criticarle las costumbres.

¿Cómo reacciona Jesús? Aquí me llama la atención el método que estamos descubriendo a la luz del maestro: No reacciona con agresividad, ni con polémica, simplemente reacciona a la luz de la palabra.  ¿Qué dice la ley? Le pregunta al fariseo que es el maestro de la ley ¿Qué dice la ley? ¿basta simplemente la exterioridad? ¿cumplir los ritos externos? O hay que transformar el corazón. El que hizo lo de afuera ¿no hace lo de adentro?  Es la gran discusión que plantea Jesús en esta cena y esta mesa en la casa del fariseo donde estaban también los invitados y la familia más Jesús probablemente junto con sus discípulos. Y se crea en el ambiente una circunstancia importantísima: la coherencia de vida.

También de San Martín de Porres, podemos aprender esto de ser coherentes, ser humildes: él tiene un sueño que Dios le desbarata: “Pasar desapercibido y ser el último”. Su anhelo es seguir a Jesús de Nazaret. Se le confía la limpieza de la casa; su escoba será, con la cruz, la gran compañera de su vida. Esta es la actitud que todos podemos tener, sin quedarnos en lo exterior, sino viviendo nuestro interior para que se note en el exterior; muchas veces escuchamos esta frase: “que se nos note”, al ejemplo de Jesús y de Martin. No nos quedemos solo en la exterioridad, revisemos como es la integralidad del ser humano en el proyecto de Dios, si esa es nuestra actitud seguramente iremos por el camino de fe que nos pide el Señor en cada día y en cada paso que damos. Amén.

"Predicar siempre, en todas partes y en todos los sentidos"

Santo Domingo de Guzmán

En el sitio web oficial de los dominicos colombianos, queremos llevar a cabo la misión de Domingo: el deseo de proclamar valientemente a Dios, de construir la vida comunitaria y de buscar la verdad en el mundo.

Hazte Dominico

¿Y si digo sí a este estilo de vida? La Orden de Predicadores, orden apostólica, se dedica a conocer, contemplar el mensaje revelado para luego trasmitirlo a los demás.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  • (+57) 2878540

  • Carrera 6A N0 51A-78 Bogotá D.C