Martes de San Martín: amparo de abandonados (8/9)

|  septiembre 20 de 2020  | Por: Fray Edwin Yamir Orduña González, O.P., del convento de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, Boyacá. | 

No se puede desmentir que la vida política permea todo nuestro acontecer, reflejo de ello son las noticias, redes sociales, periódicos y diálogos de amigos y familiares; la política nos afecta –de forma activa o pasiva- y no podemos desentendernos. Sin embargo nuestra sociedad manifiesta algunos desintereses e indiferencia que se expresan en rechazo a personas, partidos políticos , propuestas, baja participación política etc. y resultado de esto es una privatización de la política, es decir los gobiernos y los sujetos que ya están inmersos en la política se han adueñado de espacios que en Colombia coloquialmente son denominados clanes…como consecuencia todo se convierte en un abandono del estado, de los gobiernos de turno, pues solo ellos piensan en su bien, mantener su espacio y trabajar para sí omitiendo una cualidad propia de la política y virtud de San Martin de Porres: el “SERVICIO”.

Todas las biografías de nuestro Santo expresan que uno de sus principales modos de vida fue entregarse desmedidamente a los demás, fue ejemplar y no se cansó de atender al prójimo sin distinción alguna. No así han funcionado los gobiernos en nuestra sociedad, sus lemas políticos proclaman el deseo de servir a las comunidades, pero a su llegada a las curules y lugares de mandato se olvidan de ello. Hoy urge un llamado de atención a los entes políticos que con su comportamiento no evidencian más que un abandono a su gente y con Martin de Porres les decimos que el sentido de la vida es aquello manifestado en el evangelio: “así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.” (Mt 20,28)

Ahora bien, no son solo los políticos, nosotros mismos hemos también en una plena indiferencia hacia el prójimo, abandonamos a nuestros hermanos. El papa Francisco ha regalado al mundo hace par de días una encíclica “Fratelli tutti” y con buena pluma describe grandes conflictos de lo que nuestra sociedad experimenta “sueños que se rompen en pedazos, pérdida del sentido de la historia, falta de un proyecto para todos, descarte mundial, conflicto y miedo, globalización sin rumbo común, sometimientos y desprecios” (FT Cap II) todo lo que el obispo de Roma expresa es lo que la cotidianidad nos muestra. No nos duele el hermano, el que está en la calle preferimos no voltearlo a mirar, al del semáforo le subimos el vidrio del auto, al anciano desamparado no le brindamos afecto, al niño no lo hacemos sentir útil, la mujer es maltratada, en fin las fronteras sociales son cada vez más amplias. Sigue imperando la ley del más fuerte y hoy cuando nos acercamos a celebrar la fiesta de San Martin de Porres oportuno es ver el rostro mulato de este santo limeño, probo en el servicio y distanciado 4 siglos de nosotros pero que asimiló que la Caridad siempre tiene las puertas abiertas el mandamiento que Jesús nos deja como testamento es la ruta de vida de Martin de Porres y ha de ser para nosotros nuestro modus vivendi, caridad que se hace patente sirviendo con amor a Dios y al prójimo.

Que el Evangelio de Jesús de Nazaret (Jn 13,33-35) , el testimonio santo de Martin de Porres y las palabras del papa Francisco en su última encíclica nos ayuden a establecer en medio de nosotros una mejor política, política del servicio, una política que lleve consigo desarrollo de un sentido social superando toda mentalidad de indiferencia e individualismo, que podamos fijar la mirada en los abandonos por los gobiernos y por nosotros para “rehabilitar la política, que es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común” (FT 180) y construyamos juntos una política evangélica de CARIDAD que se plasma en la virtud del “SERVICIO”.

"Predicar siempre, en todas partes y en todos los sentidos"

Santo Domingo de Guzmán

En el sitio web oficial de los dominicos colombianos, queremos llevar a cabo la misión de Domingo: el deseo de proclamar valientemente a Dios, de construir la vida comunitaria y de buscar la verdad en el mundo.

Hazte Dominico

¿Y si digo sí a este estilo de vida? La Orden de Predicadores, orden apostólica, se dedica a conocer, contemplar el mensaje revelado para luego trasmitirlo a los demás.

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

  • (+57) 2878540

  • Carrera 6A N0 51A-78 Bogotá D.C